Volver
Acuicultura

ACUICULTURA

La acuicultura consiste en el cultivo (plantas acuáticas) o cría (peces, crustáceos, moluscos, etc.) de recursos hidrobiológicos en ambientes acuáticos naturales o artificiales a fin de obtener una producción más abundante para consumo local o para fines comerciales. Esta actividad está en pleno desarrollo en el mundo, tanto en el mar como en ambientes de aguas dulces.

En la Amazonía la acuicultura tiene grandes posibilidades de aplicación ante la alta demanda de especies de peces y moluscos para el consumo humano local. En esta región se ha pretendido centrar la piscicultura en especies introducidas (tilapia y carpa) dejando de lado las especies nativas, que ofrecen posibilidades muy concretas.

Para la piscicultura con especies nativas de la Amazonía ya se cuenta con la tecnología adecuada. En la Estación Piscícola de Quistococha (Iquitos), del Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana (IIAP), se ha desarrollado la tecnología para la reproducción y cría de especies importantes como la gamitana, el paco, el boquichico y algunas otras. Es posible obtener hasta 10 t anuales de pescado por hectárea de estanque.

La cría del churo, un caracol acuático, está en desarrollo y es factible por la facilidad de hacerla en los ambientes acuáticos artificiales.

La cría del paiche debería merecer una alta atención por su excelente carne y las posibilidades de exportación.

Otra alternativa es la acuicultura de peces ornamentales de creciente demanda entre los coleccionistas y para los acuarios.

El inicio de la Acuicultura en la Amazonía Peruana se da inicio en los años ’40, cuando el Estado reserva los ríos Pacaya y Samiria y posteriormente el lago Rimachi, para proteger al paiche; así, se construyen corrales en el lago Zapote, para realizar observaciones del comportamiento reproductivo de este pez; luego se realizarían actividades de repoblamiento en lagos de San Martín y Madre de Dios. Posteriormente se introducirían especies exóticas como las tilapias para fines de investigación y producción para alimentación local, pero es recién cuando la Estación de Pesquería de Loreto inicia la captura y aclimatación de alevinos de especies amazónicas de consumo tales como: gamitada, paco, sábalo cola roja, sábalo cola negra, acarahuazú, tucunaré, lisa, palometa, boquichico, entre otros, en que se inicia la acuicultura de peces amazónicos.

En los ’70 se inicia la institucionalización de la acuicultura en la región con el establecimiento del Laboratorio de Iquitos del Instituto del Mar del Perú, de la Estación de Pucallpa del Instituto Veterinario de Investigaciones Tropicales y de Altura de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos; así como, la inclusión de cursos de pesquería en la currícula de la facultad de Biología de la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana. (ASOPPAC PERÚ, 2009)

El IIAP y otras instituciones del Estado como FONDEPES, vienen trabajando en la producción de alevines de paco y desde hace varios años, se desarrollan programas de cultivo intensivo de paco con productores de la zona, alcanzando una comercialización anual de más de 20 toneladas, que se expenden en el mercado local de Tarapoto, a pesar de la prohibición del cultivo de tilapia que efectuó el Gobierno en 1991, se continua con el cultivo de esta especie, observándose que el 79.2% de los acuicultores usan este pez, seguido de carpa, gamitana y camarón con el 26.4, 16.7 y 12.9%, respectivamente. Por otro lado, el nivel de operatividad de los establecimientos acuícolas se estima en 506 de un total de 921, con una producción anual aproximada de más de 766 toneladas.

En Iquitos se desarrollan cultivos semi intensivos con peces nativos como gamitana, paco, boquichico, entre otras, os productores de la zona consideran a la piscicultura como la alternativa económica de mayor rentabilidad, en comparación con la agricultura, la ganadería y otras actividades extractivas.

 En la actualidad el cultivo de peces amazónicos se concentra en especies nativas, como gamitana, paco y boquichico, que son las que cuentan con tecnologías de cultivo conocidas. La producción registrada de estas especies fue de 695 toneladas en 2008 y de 705 toneladas en 2009, destinadas al consumo local. El cultivo se lleva a cabo en estanques de muy variado tipo, ya sea mediante el represamiento de agua en quebradas (selva baja) o en estanques cavados en la tierra (selva alta). Este es un cultivo de pequeña escala y en muchos casos de subsistencia. Las ventajas que suelen citarse para estos cultivos consisten en la existencia de una gran diversidad de especies susceptibles de ser cultivadas; existencia de tecnologías desarrolladas localmente o adaptadas; disponibilidad de terrenos apropiados para la construcción de estanques, con agua abundante y clima favorable durante todo el año.

 

Volver