Volver
Piscicultura y Biodiversidad

BIODIVERSIDAD ACUATICA

1. INTRODUCCIÓN

2. FLORA

3. FAUNA

4. ECOSISTEMAS

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

1. Introducción

La región amazónica alberga gran biodiversidad, pero en ecosistemas frágiles, por ello su fragmentación, la pérdida de especies y la pérdida de hábitats afectan su funcionamiento equilibrado y su capacidad de resiliencia.

La cuenca amazónica es el reservorio de la biota acuática más diversa del mundo, pero a su vez los cuerpos de agua dulce son ecosistemas muy sensibles y amenazados, y considerados en peligro en todo el mundo, por lo que se debe incidir en el conocimiento de su biodiversidad. Se reconoce que el conocimiento de la biodiversidad acuática amazónica en nuestras latitudes es incompleto (Dudgeon et al. 2005), y prioritario para cumplir los programas internacionales como los declarados por el Decenio Internacional para la Acción, “El agua, fuente de vida”, 2005- 2015 de la UNESCO.

 

2. Flora

En los humedales encontramos gran variedad de hábitats favorables para el desarrollo de plantas acuáticas como las riberas de los ríos, las várzeas, las lagunas, los pantanos y los meandros, lo que ha provocado que estos ecosistemas presenten gran heterogeneidad en los tipos de vegetación de los humedales amazónicos.

Además de considerar los tipos de ambientes y el origen de sus aguas hay que considerar la hidrología de la zona y la morfología de los hábitats, ya que de esto depende la intensidad de las fluctuaciones en los niveles de agua dentro del sistema en las diferentes épocas del año. (Prance, 1979), clasificó los bosques inundados de la Amazonía en planos inundados, pequeños riachuelos, áreas pantanosas, lagunas aisladas poco profundas, rápidos y cascadas tomando en cuenta los parámetros hidrológicos e hidroquímicos usando las estacionalidades y la concentración de nutrientes en el medio. Estos sistemas presentan cambios continuos en sus patrones hidrológicos durante el año (Asanza, 1985), que seguramente alteran la composición química del agua dependiendo de la estacionalidad y consecuentemente provocan cambios en la estructura y composición florística de las plantas acuáticas.

 

3. Fauna

Los ríos amazónicos y sus afluentes están repletos de más de 3,000 especies de peces, incluyendo a las pirañas y las temidas anguilas eléctricas. Al igual que en el caso de muchos otros tipos de fauna, es casi seguro que existen aún muchas otras especies por ser descubiertas.

 

4.  Ecosistemas

Con frecuencia se cree que la Amazonía es un tapiz verde de bosques, sin embargo se olvida que los ecosistemas acuáticos conforman más del 20% de la región. Los ríos constituyen un intrincado sistema capilar y se distinguen esencialmente tres tipos por las características de sus aguas: negros, blancos o lodosos y cristalinos. Sólo los dos primeros tipos existen en la Amazonía peruana.

4.1. Ríos de aguas negras: Tienen su cuenca' en la misma región y sus aguas provienen de suelos arenosos y de pantanos de las tierras bajas amazónicas. Los suelos por donde pasan son pobres en nutrientes y, en consecuencia, las aguas de estos ríos lo son también.

Sus aguas son muy ácidas (pH entre 3,8 y 4,9) y de color oscuro (como café pasado) por las sustancias orgánicas disueltas que contienen, especialmente ácido húmico. La visibilidad llega a apenas a 1 ó 1,5 m de profundidad.

Las condiciones para la producción primaria son desfavorables por la escasez de nutrientes y de luz. Por lo tanto, la cadena trófica está basada en nutrientes que provienen del bosque (materiales aloctónicos).

Los peces de estos ríos se han adaptado a las condiciones y existen especialistas extremos como parásitos, especies de un amplio espectro de alimentos o de actividad diurna.

Las poblaciones de peces son bajas y por eso se los llama "ríos de hambre". Típicos ríos negros son el Nanay, cerca de Iquitos, y el Pacaya, afluente del Ucayali.

4.2. Ríos de aguas blancas o lodosas: Sus aguas provienen de los Andes y contrafuertes andinos, y el color lodoso se debe a la gran cantidad de sedimentos (barro) que transportan. La mayoría de los ríos amazónicos peruanos pertenecen a este grupo, como el Ucayali, el Marañón y el Amazonas.

Las aguas son turbias, por la gran cantidad de partículas en suspensión, y ricas en nutrientes minerales. La visibilidad es escasa (30 a 50 cms) y sus aguas son neutras.

La producción primaria del fitoplancton es insignificante, a pesar de las buenas condiciones de nutrientes, por la turbulencia y opacidad. La productividad de macrofitas acuáticas (plantas flotantes y algas) es considerable, lo que permite la presencia de herbívoros importantes entre los peces (Leporinus y Myleus), las tortugas (Podocnemis spp.) y los mamíferos (manatí).

Debido a las temperaturas elevadas (más de 22º C) el contenido de oxígeno es relativamente bajo. Parte de la fauna se ha adaptado a esta condición y ha desarrollado habilidades para subsistir en condiciones de escaso oxígeno (carácidos) o desarrollando órganos accesorios para captar el oxígeno (peces pulmonados, anguila eléctrica, paiche).

 

Volver