Volver
Conflictos, cooperación y paz

CONFLICTOS, COOPERACIÓN Y PAZ

El agua no puede ser gestionada para una única finalidad: la gestión de las aguas debe estar al servicio de múltiples necesidades, armonizando intereses que compiten por los recursos hídricos. Estos intereses —vivienda, agricultura, empresas hidroeléctricas, actividades de recreo y ecosistemas— son a menudo contrapuestos dentro de un mismo país, y la probabilidad de que se encuentre una solución aceptable para todos suele ser inversamente proporcional al número de interesados. Si a este cúmulo de intereses añadimos unas fronteras internacionales, la posibilidad de acuerdo se hace aún más lejana. A falta de una solución aceptable para todos, las partes pueden enzarzarse en enfrentamientos entre sí o con las autoridades estatales, e incluso en conflictos armados.

Los conflictos relacionados con el agua han de contemplarse en un contexto político, étnico y religioso más amplio. El agua nunca es la causa única —y rara vez la más importante— de un enfrentamiento.

Pero puede exacerbar tensiones existentes y por tanto ha de considerarse en un contexto más amplio de conflicto y paz.

En algunos casos, el agua establece una de las escasas vías de diálogo en conflictos bilaterales acalorados.

En regiones con inestabilidad política, el agua es parte esencial de las negociaciones sobre desarrollo regional, que sirven en la práctica de estrategia de prevención de conflictos.

El Papel del Agua en el Conflicto y la Cooperación

No  siempre  el  agua  representa  la  fuente  directa  del  conflicto.  De  hecho,  el recurso puede jugar distintos papeles. Puede representar un objeto de disputa, un instrumento o un catalizador (Mostert, 2003):

  • Si  el  agua,  su  disponibilidad  o  calidad,  representa  la  causa   directa  de  la disputa,  se  le  considera  objeto.  Tal  es  el  caso  en  los  conflictos  por  el aprovechamiento   de  manantiales   mencionados:   la  incursión  de  algunos miembros  de  la  comunidad  en  la  floricultura  afectó  la  cantidad  disponible para uso doméstico y religioso.

  • En  cambio,  si  se  utiliza  para  ejercer  una   presión  destinada  a  modificar  el comportamiento  de  alguna  de  las partes,  respecto  de  algún  otro  asunto,  el agua   opera   como  un  instrumento.  Por  ejemplo,  en   varias   regiones de América Latina ha sido  frecuente que  propietarios de tierras donde  nace  una fuente  de  agua,  corten  o  desvíe  alguno  de  sus  cursos  para  privar  del recurso  a  pobladores  beneficiarios,  obligarlos  a  desocupar  el  terreno  y posteriormente proceder a su apropiación, primero en los hechos  y después mediante el trámite formal correspondiente.

  • Por  último,  el  agua   puede  operar  como   un  catalizador  de  conflictos.  Ello ocurre   cuando  existen   condiciones  proclives  al   conflicto   y   un   evento independiente,  en  este  caso  el  agua,  desencadena  un  cuadro  de  mayor intensidad,  a  menudo  mediante  la  exaltación  de  la  situación  de  inseguridad entre  los  grupos  humanos  involucrados.57  Como   ejemplo  podemos  citar  de nuevo  el  caso  de  los  disturbios  ocurridos  en  Santa  Fe,  en  2003,  donde  la inundación  operó  como   detonante  de  la  movilización  de  grupos  urbanos, ante la ausencia de capacidad institucional para ofrecer protección en medio del desastre.

Esta  clasificación  es  útil  porque  nos  permite  valorar  con  mayor  claridad el  tratamiento  que  debe  darse  a  los problemas  del  agua.  Hoy  día,  se  está convirtiendo  en  algo   común  relacionar  los  dilemas  más   frecuentes  en torno  al recurso,  con  las  "guerras  del  futuro".  No  obstante  que   el  agua   juega  un  papel de  instrumento  o catalizador,  el  conflicto  de  fondo  suele   estar  en  otro  lugar. Como  ejemplo, cabe  recordar que  muchos conflictos derivados de inundaciones en los países  de América Latina frecuentemente revelan una  pésima política de ordenamiento territorial, o su ausencia, más que un caso de conflicto por agua. (UNESCO, 2002).

Volver