Volver
Piscicultura y Biodiversidad

CONSERVACIÓN Y MANEJO

Considerando que los países comparten diversos ecosistemas de la Amazonía, es necesario contar con estrategias conjuntas, o estrechamente coordinadas, de manejo integral de los bienes y servicios ecosistémicos; es preciso concentrar esfuerzos en: conservación del bosque amazónico y cambio climático; manejo integrado de recursos hídricos; y manejo sostenible de la biodiversidad y servicios ambientales, considerando que ya existen avances previos realizados.

La selva baja es muy rica en recursos pesqueros, con cerca de 1 000 especies de peces, muy importantes para la seguridad alimentaria local y con potencial para la acuicultura.

La primera fuente de proteínas para el poblador amazónico es el pescado, y se estima que al año se consumen cerca de 80 000 toneladas de pescado, lo que está muy por encima de la ganadería amazónica, que apenas produce 10 000 toneladas de carne. El 70% de la proteína  animal que consume el poblador amazónico proviene del pescado. Sin embargo, por el aumento de la población y la demanda de las ciudades, el recurso pesquero en la región está en descenso y es urgente tomar medidas para una pesca más responsable.

En los últimos años se ha desarrollado tecnología para la producción acuícola de especies nativas amazónicas (paiche, gamitana, paco, sábalo, boquichico y otras), en especial en el Instituto de Investigaciones de la Amazonía (IIAP). Esta tecnología está disponible para los acuicultores y existen centros de entrenamiento (Iquitos, Tarapoto, Pucallpa, Puerto Maldonado) y de abastecimiento de alevinos lo que está ocasionando el crecimiento significativo de la acuicultura.

La acuicultura con especies nativas amazónicas es una actividad que permite producir, en cultivos intensivos, más de 10 000 kg/pescado/ha/año, muy por encima de la ganadería, que apenas logra producir 200 kg/carne/ha/año de pastos. La primera no implica la tala de bosques y es factible hacerla en las cochas y en ambientes artificiales, y hasta integrarla con la actividad ganadera.

En la actualidad existen cerca de 1 400 hectáreas de infraestructura acuícola (estanques) en la

Amazonía peruana, donde podría producirse, con el apoyo necesario, no menos de 6 000 toneladas de pescado cada año.

Para el fomento de esta actividad es imprescindible tomar algunas medidas importantes.

• Difundir ampliamente las técnicas entre los pobladores y los inversionistas.

• Fortalecer a instituciones como el IIAP que desarrollan la investigación y transferencia de tecnología acuícola en la Amazonía.

• Otorgar incentivos financieros para la inversión en esta actividad, como se está haciendo con FONDEPES en la Costa.

• Fomentar y fortalecer los centros de producción de alevines en la región.

• Concertar normas más simples y promocionales.

• Fomentar el consumo de estas especies en el territorio nacional.

Es importante indicar que los ambientes acuáticos amazónicos son muy ricos en especies, varias de las cuales están en declive (paiche, gamitana, paco, y varias otras) por la presión humana. Es necesario promover la gestión responsable de los recursos pesqueros amazónicos, fortalecer el monitoreo y la conservación de la biodiversidad amazónica, en especial de las especies amenazadas o en peligro como el paiche.

El repoblamiento de ambientes acuáticos es un sistema que está desarrollando con éxito el IIAP en la Amazonía para recuperar poblaciones naturales de peces en beneficio del ambiente y del poblador ribereño. Cuencas, como la del Huallaga, podrían recuperar su producción pesquera con un programa de repoblamiento.

Volver