Volver
Económia verde aplicado al agua

ECONOMIA VERDE APLICADO AL AGUA

Según PNUMA (2010), “una Economía Verde es un sistema de actividades económicas relacionadas con la producción, distribución y consumo de bienes y servicios que resulta en mejoras del bienestar humano en el largo plazo, sin, al mismo tiempo, exponer las generaciones futuras a riesgos ambientales y escasez ecológicas significativas”. Dicho modelo cuenta con dos enfoques establecidos:

  • El crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental son compatibles. Una economía verde fomenta el empleo y el progreso económico evitando al mismo tiempo riesgos significativos al ambiente como: cambio climático, escasez de agua y la pérdida de servicios de los ecosistemas. “Enverdecer” la economía no sólo genera crecimiento, especialmente en términos de capital natural, sino que también implica un crecimiento más elevado del PIB y del PIB per cápita. Una economía verde valora e invierte en el capital natural.
  • El alivio a la pobreza está inevitablemente ligado a la gestión sostenible de recursos naturales y los ecosistemas, ya que los flujos de beneficios del capital natural llegan directamente a los más desfavorecidos. Este enfoque se hace especialmente necesario en los países de renta baja, donde los bienes y servicios eco - sistémicos constituyen un componente significativo en el sustento de las comunidades rurales pobres, a las que protegen de los desastres naturales y de las crisis económicas.

Con la aprobación de la Ley N° 29338, Ley de Recursos Hídricos, que crea y pone en funcionamiento el Sistema Nacional de Gestión de los Recursos Hídricos como parte del Sistema de Gestión Ambiental Nacional el uso eficiente del agua se enmarca dentro de la economía verde.

Volver